Palco

Una foto de Josep Maria Bartomeu y Florentino Pérez, presidentes del Barça y el Real Madrid / EFE

Una foto de Josep Maria Bartomeu y Florentino Pérez, presidentes del Barça y el Real Madrid / EFE

El Barça se merienda al Real Madrid en el mercado de fichajes

Tras el cierre de mercado, el Madrid se queda sin revolución pese haber invertido más de 300 millones en fichajes

Claudia Granja @c_granjafranch

05.09.2019 00:30h Actualizado: 05.09.2019 01:17 h.

4 min

Fin a las especulaciones y los rumores. Las plantillas de toda Europa quedaron confeccionadas de forma definitiva este lunes a media noche y los dos gigantes del fútbol español, con el permiso del Atlético de Madrid, cerraron la lista de jugadores con los que contarán Ernesto Valverde y Zinedine Zidane al menos hasta el mercado de invierno. 

Tras dos meses de mercado, los refuerzos ya están definidos y también las salidas, pero las negociaciones no han favorecido especialmente al Real Madrid. Queda toda la temporada por delante, pero la sensación que se percibe en el seno del madridismo es de frustración y decepción. Y es que las expectativas estaban tan altas, que la realidad ha sentado como un jarro de agua fría a la afición blanca. El 19 de mayo se puso fin a una nefasta temporada para el Real Madrid, con derrota incluida ante el Betis, y desde entonces se dibujó un Madrid ideal, lleno de caras nuevas y liderado por un Zinedine Zidane fortalecido.

Una revolución total y una limpieza sin precedentes que finalmente no ha sucedido. El técnico francés aceptó el cargo, pero impuso condiciones a las que Florentino, desesperado, tuvo que acceder. Revolución total de la plantilla, fin a los privilegios de las 'vacas sagradas' y fichajes de primer nivel. Dos meses después y tras una pretemporada en la que han mantenido las mismas dudas, el inicio de campeonato liguero es más que preocupante. Especialmente tras el empate ante el Valladolid y el Villarreal. El fracaso en el mercado de fichajes es estrepitoso. 

Situaciones parecidas

En el Camp Nou, con cuatro puntos de nueve disputados, tampoco están para tirar cohetes, pero las sensaciones son distintas. Los fichajes del momento han respondido y las sensaciones en el juego son mejores que las que ofrece el conjunto blanco. Pese a las lesiones que asolan a ambos equipos, las caras nuevas azulgranas están en el verde mientras que a Zinedine Zidane le ha costado dar paso a las nuevas incorporaciones como, Jovic. 

Más allá de las carencias de ambos equipos, hay dos preocupaciones a destacar. En primer lugar, los nombres. De las exigencias que impuso el técnico francés solo ha llegado una: Eden HazardPogba, una de los deseos del galo, sigue en Manchester y el resto de posibles candidatos tampoco han llegado. Los refuerzos han sido elegidos por Florentino Pérez como fichajes de club. Ni Eriksen, ni Bruno Fernandes ni Van de Beek. En Concha Espina continúan los de siempre.

Madrid: 305 millones en fichajes 

Una situación por la que, consecuentemente, preocupa la inversión realizada. Más allá de la ausencia de rostros nuevos y reconocidos en el fútbol mundial, la inversión realizada es demasiado elevada para los fichajes que han llegado. El Real Madrid se ha gastado la friolera de 303 millones de euros en jugadores

Hazard costó 100 millones de euros, el más caro, pero el resto de jugadores llegaron con un cartel internacional elevadísimo que todavía deberán probar. Luka Jovic costó 60 millones de euros, Rodrygo, procedente del fútbol brasileño, otros 45 por los 50 kilos de Militao, y Mendy otros 48 millones. De última hora, Areola costará dos millones como cedido. Un total de 305 millones en inversión, pero siguen jugando los mismos.

Barça: 255 millones + 32 en variables

Una situación que es similar en el Camp Nou, pero que no se traduce en un dispendio desmesurado. Solo Griezmann, quien llegó a través del pago de su cláusula de rescisión, supera los 100 millones de euros. Un total de 251 millones de euros: 120 por el francés, 75 por De Jong (más 11 en variables), 26 por Neto (más nueve en variables) y 18 por Junior Firpo (más 12 en variables). A ellos se suma la compra de Emerson en copropiedad con el Betis (12 millones) y la de Cucurella para cederlo al Getafe (4). Con los variables, la cifra final ascendería a 283 millones. 

Una diferencia de más de 50 millones por la misma cantidad de jugadores, aunque el caso de Emerson es especial y ya se verá qué ocurre con su futuro. De momento jugará en el Betis y, por tanto, los refuerzos del club catalán se contabilizan como cuatro, por los cinco del Real Madrid, que son seis con el cedido Areola

Las salidas

Y si el gasto ha sido elevado, Florentino no ha estado tan audaz como otros veranos en materia de salidas. Marcos Llorente dejó 30 kilos en Chamartín, Kovacic 45, Keylor Navas 15, Theo Hernández 20 y Raúl de Tomás otros 20. Un total de 130 millones de euros en ingresos que dejan un déficit de la mitad del gasto.

Esta vez, y siguiendo la dinámica que impuso Abidal tras su llegada, el Barça ha comprado y vendido mejor que el Madrid.Malcom dejó 40 millones de euros en las arcas azulgranas para recuperar la inversión de la temporada pasada, Jasper Cillessen 35, André Gomes 25, Paco Alcácer 21 y Denis Suárez 12,9. A lo que cabe sumar los beneficios que percibirá por las distintas cesiones que tiene en el mercado, entre ellas Philippe Coutinho (8,5) o Rafinha (1,5) y por jugadores que todavía no tenían ficha del primer equipo: Emerson (6), Cucurella (2), Marc Cardona (2,5) y Sergi Palencia (2). 

Rafinha con Griezmann en el duelo de San Mamés / TWITTER

Rafinha con Griezmann en el duelo de San Mamés / TWITTER

En total suma 156 millones de euros en ingresos. Un margen más reducido que se vio menguado por las urgencias del club catalán de cuadrar caja antes del 30 de junio. En la capital catalana empieza a ficharse mejor, y a mejor precio. Pese a las prisas y el fiasco de Neymar, el Barça ha fichado todo lo que ha querido, excepto del brasileño. En Chamartín, en cambio, no han conseguido convencer a jugadores o clubs para traer a sus principales apuestas de mercado.

 
Hoy destacamos